Foto tomada de la página web de la AVT Hace poco más de cuatro años, el 3 de febrero de 2007 estábamos en esta misma plaza, con las Víctimas del terrorismo, convocados, también como hoy, por el Foro Ermua.

Aquel día recordamos que el partido en el gobierno había obtenido la mayoría con un programa en el que LITERALMENTE decía que

Nada ha dado ni dará mejores frutos para la erradicación definitiva del terrorismo que

- la combinación de la acción policial decidida y constante, … …

- la eficaz cooperación internacional,

- la movilización de los ciudadanos y

- la unidad de los demócratas.

 

Con este indiscutible fundamento, el Partido socialista se comprometía, LITERALMENTE,

  • a mantener ese Pacto (por las libertades y contra el terrorismo) vivo y en vigor hasta la derrota total de ETA o su disolución efectiva;
  • a la observancia estricta de la Constitución con el consiguiente rechazo de cualquier negociación que implique el pago de un precio político por el fin de la violencia;
  • a comparecer en el Parlamento para informar a los Grupos Parlamentarios del estado de la lucha contra el terrorismo, con el fin de buscar estrategias comunes ... para asegurar el derecho a la vida y a la libertad de expresión, manifestación y pensamiento de cuantos se sienten abstracta o concretamente amenazados.
  • Y a mantener el apoyo moral y material a las víctimas de la violencia terrorista.

 

Pero, incluso desde antes de su accidentada llegada al poder, el 14 de marzo de 2004, los máximos dirigentes de ese partido se aplicaron a fondo a hacer TODO LO CONTRARIO de lo proclamado en su programa:

  • a liquidar el asunto sin vencedores ni vencidos …, situándose cínicamente por encima del bien y del mal, en lugar del lado del la ley y contra el crimen
  • a lograr un final dialogado, … poniendo a las instituciones del estado a la altura de una banda mafiosa;
  • a muñir un proceso de paz, asumiendo y legitimando el relato terrorista, como si las víctimas del terrorismo fuesen combatientes caídos en una guerra,

 

Esa doblez moralmente repugnante, esa estrategia de simulación y engaño, junto con las halagüeñas mentiras económicas –incluido el pleno empleo- le dieron de nuevo la victoria en marzo de 2008, por lo que no puede sorprender que aquella negociación remunerada en las urnas se haya convertido en eje irrenunciable de su política.

Uno de los efectos de esta destrucción democrática del estado de derecho a sido la neutralización de la oposición en esta materia. Por eso estamos tan solos los ciudadanos.

Constatamos amargamente que en política sólo se engaña quien quiere ser engañado, y una mayoría suficiente de nuestros conciudadanos quiso y tal vez quiera seguir siendo engañada, o simplemente coincida con los postulados de una sociedad abyecta, dispuesta a pactar el cumplimiento de la ley con cualquiera que la amenace con la fuerza, ya sea una banda terrorista local o una partida de piratas somalíes o de bandidos secuestradores en el Magreb.

 

Hace hoy poco más de cuatro años decíamos aquí LITERALMENTE:

no es ésta la ocasión de recriminar los errores, sino de exigir unidad y ofrecer apoyo cívico para enderezar el rumbo.

El mismo día decía el Foro Ermua:

No queremos mirar atrás para reprochar nada a nadie, sino para aprender de los errores y no volver a incurrir en ellos

Ya vemos lo que ha hecho este gobierno inicuo con la generosidad cívica, con el respeto a la ley por parte de las víctimas, que nunca buscaron la venganza sino únicamente la justicia, la dignidad y la memoria que en cualquier sociedad que no tenga que avergonzarse de sí misma se tributa a aquellos de los suyos que sufren injustamente.

Por eso hoy nuestra asociación, respetando la legítima postura de las demás, no está aquí para decir que acatamos una falsa sentencia, dictada por ese gobierno inicuo a unos falsos magistrados que han acabado con el poco crédito que aún pudiera tener ese Tribunal que se dice Constitucional y no acata la Constitución.

Estamos aquí para denunciar que esta corrupción de las instituciones, esta prostitución de la autoridad por miserable cálculo político, no será olvidada, tendrá, está teniendo ya, gravísimas consecuencias, y, cuanto más tarde peor, tendrá que ser reparada.

Confiamos, pero también trabajamos, para que cada vez más ciudadanos se den cuenta de que la injusticia, la cobardía, la abyección, en síntesis, eso en lo que se ha convertido el Partido socialista en relación con el terrorismo, no son el camino para vivir en una sociedad a la que no dé vergüenza pertenecer.