Hay una contradicción escandalosa en el sistema electoral español. Pueden votar en las elecciones autonómicas los emigrantes, pero no pueden hacerlo los exiliados. ...//... Los emigrantes gallegos podrían decidir incluso el color del próximo gobierno gallego que, es posible, dependa de un solo diputado. Los expulsados vascos, entre 160.000 y 200.000 en los últimos diez años, calcula el Foro de Ermua, no van a decidir nada en las elecciones vascas. Que es precisamente lo que ha pretendido ETA desde que existe. ... en el ABC