11-M

11-M

  Hubo un tiempo, creo, en que los hombres éramos libres y aspirábamos a la verdad. Abandonados, por fin, por la providencia, que, sin contar con nosotros en absoluto, tenía previsto para todo un por qué y un para qué, tuvimos que ir construyendo en soledad un sentido para el mundo y para nuestra vida. Fue necesario, pues, rescatar del azar, del absurdo y de la superchería (en suma, del caos)

imagen tomada del blog DOCE DOCE