Libertad de idioma

Libertad de idioma

Pedro Arias VeiraCONOZCO un centro educativo donde todas las asignaturas, salvo lengua española y los idiomas extranjeros, se imparten en gallego. Al salir de las clases casi todos los alumnos dejan el gallego y se pasan al castellano. Pero a nadie le importa esta diglosia social, la escisión entre vida real y vida académica. Por alguna razón nadie quiere hacer oficial en las aulas lo que es real en la vida de los estudiantes.
Obviamente los más perjudicados son los hijos de los inmigrantes; van peor que los demás, un idioma natal y otros dos en el país de recepción; demasiados obstáculos. Lo mismo le ocurre a los hijos de padres sin estudios superiores; no tienen tutores cualificados en casa para subsanar las carencias oficiales. Rinden peor. ... En La Voz de Galicia.
Los inquilinos de la Xunta, preocupados por la mejora de la especie humana, anuncian en el DOG una convocatoria que pretende premiar las experiencias educativas innovadoras. Viniendo de quien viene, no deja de llamar la atención que lo hagan para "promover la reflexión y el análisis del régimen democrático y de los principios y derechos establecidos en ¡la Constitución española! y los derechos humanos universales". La convocatoria establece 20 premios de 2000 euros para los ganadores y 1500 euros para los segundos finalistas. El artículo en Poder Limitado