Libertad de idioma
Leo con atención el "Manifiesto por la lengua común" que este lunes han presentado en Madrid 18 firmantes, y al final compruebo que su contenido me ha dejado el ánimo sumido en tres sensaciones contradictorias, pero no incompatibles, cuales son la satisfacción, la pena y la risa.
La satisfacción se produce al conocer la redacción de cuatro folios seguidos que están inspirados por el sentido común, la cordura y el respeto al conocimiento tal como se entiende desde los grandes clásicos. ...//... En la Bitácora de Cora