Contra la libertad

Contra la libertad

Navarth[Escrito en el blog de Santiago González el 11/06/2010] Señores, les he mentido desde el principio pero, en mi descargo, tengo que decirles que lo he hecho desde mi creencia sincera en su estupidez. No me malinterpreten: yo no soy mejor que ustedes. En realidad, yo no soy nada: no soy más que una emanación de sus sentimientos. Cuando les decía que reducir el gasto público era antisocial, cuando les decía que la reforma del mercado laboral era un síntoma revelador del odio hacia los trabajadores, no pensaba realmente lo que decía. Mejor dicho: no pensaba en el sentido obsoleto de la palabra ‘pensar’.

El calentamiento del globoEntramos en la vida sin amortiguadores. Hasta que éstos llegan, desplegamos en toda su intensidad nuestra tendencia a la exageración (“En el comienzo fue la exageración”, decía Ortega). La primera de ellas llegará a convertirse en el núcleo duro desde el que arrancan todas las psicopatologías y que, resumiendo, viene a querer decir que el mundo es peligroso y malo;

Un presidente en el país de las maravillas... el mismo idealismo destructor ... según el cual un hombre puede inscribirse como mujer en el Registro Civil, una pareja homosexual puede sustituir a un padre y una madre, un español puede decidir ser “sólo vasco” o “sólo ciudadano universal”, puede concluirse también que un montón de chatarra es una obra de arte, o incluso puede conservarse ese modo de pensamiento mágico según el cual la prosperidad no está mediatizada por el esfuerzo. Debajo de todo esto está el mismo sustento intelectual que llevó al presidente Zapatero a decir que “no es la verdad lo que nos hará libres, sino la libertad lo que nos hará verdaderos”. ...

Subcategorías

Las historias de los que nos hemos desenganchado del Matrix progre suelen ser parecidas, pero todas son muy aleccionadoras. Y, sobre todo, demuestran que hay esperanza, que es posible, ...