Social
Abatimiento justificadoMe hicieron todo tipo de pruebas, no me puedo quejar.
El doctor Bergareche se aseguró de que me reconocieran a base de bien. Y menos mal que tengo un seguro médico, porque en la Seguridad Social me habría eternizado en listas de espera.
-Estas cosas hay que hacérselas mirar, Manuel. De nada vale esconder la cabeza bajo el ala.
-Sí, doctor, lo que Vd. diga.
Los reconocimientos se sucedieron como un amargo Viacrucis: no quedó orificio por explorar, frasquito por llenar ni sonda por meter. [El fatal desenlace en Zapaterías Rimadas]