Social

En la chalupa de la Argos .- Para alguien con un mínimo sentido crítico, la absoluta impunidad con la que se maneja la troupe de Rodríguez es sencillamente una tortura. Hay que reconocer, no obstante, que el alma mater que hay tras él, ese "Walt Disney" que nos ha donado el dibujo animado que es Rodríguez es un genio.

 

Desengañémonos. Ggobiernodeapaña es, hoy por hoy, una serie de dibujos animados. Los personajes caen al vacío desde el espacio exterior: o reciben collejas que hacen que los ojos se les salgan de las órbitas; o son atropellados por un tren -de cercanías o de alta velocidad-, y salen indemnes. Aquí, políticamente hablando, sólo mueren los espectadores. Los personajes de la serie, irreales como son, gozan de la inmortalidad. No importa lo que ocurra el personaje de turno se levanta, se sacude el polvo, y continúa su camino cómo si nada hubiera pasado.

De otro lado de la pantalla los espectadores se quedan sin agua, o tardan la intemerata en llegar, si llegan, a su trabajo. SI es que lo conservan. Las pasan canutas para llegar a fin de mes –nuevamente si llegan- y viven con la angustia de sentir el aliento del banco en su cogote permanentemente. Nada de eso importa. A la hora de costumbre, se sentarán ante el televisor a ver su serie favorita y olvidarán todo lo demás.

29 de abril de 2008 9:46