En La Opinión de La Coruña.   ...Decretada la muerte de Dios (según Nietzsche) y caída la utopía revolucionaria (enternecedores los redactores del "periódico global en español", al rebelarse contra un editorial donde se criticaba al Che, a su mito, a ese ejemplo de humanidad que afirmaba: "No necesitamos pruebas para matar a un hombre"), los políticamente correctos quieren que creas en los siniestros pronósticos formulados por Gore ...
Mariano Rajoy pronunció hace poco unas palabras imperdonables: no criticó a ZP, sino que cuestionó la gravedad de la nueva ¿moda? ¿religión prêt-à-porter? biempensante (el Apocalipsis que provocará el cambio climático) y puso en duda a su profeta (Al Gore, ex vicepresidente de EEUU, ganador del Oscar y premio Nobel de la Paz -¿qué ha hecho este señor por la paz en el mundo?-).

Decretada la muerte de Dios (según Nietzsche) y caída la utopía revolucionaria (enternecedores los redactores del "periódico global en español", al rebelarse contra un editorial donde se criticaba al Che, a su mito, a ese ejemplo de humanidad que afirmaba: "No necesitamos pruebas para matar a un hombre"), los políticamente correctos quieren que creas en los siniestros pronósticos formulados por Gore en su documental Una verdad incómoda (que servirá para meter miedo a los niños, toda vez que el Gobierno se ha apresurado a comprar miles de copias para difundirlas en las aulas).

Para la mentalidad dominante no importa que un juez británico detectara nueve errores graves en la película (por ejemplo, se habla del impacto que el cambio climático ha ejercido en la población de osos polares, pero sólo se ha demostrado que se habían ahogado cuatro... por una tormenta) y tildara de "alarmistas" algunas predicciones (al afirmar que el nivel del mar subirá siete metros, mientras organismos como el Comité Intergubernamental para el Cambio Climático aventuran una subida de 20 a 50 cm -20 cm subió en el siglo XX y no hay constancia de hundimientos-).

A lo mejor todo se reduce a lo que dijo Chesterton: al dejarse de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa. Pero los horóscopos son más inofensivos.

PD. No, no he cobrado del Pentágono ni de ninguna petrolera.