Paul Krugman...  los gobiernos encontraron un economista listo que les decía exactamente lo que querían oír: ¡Gastad, gastad, malditos! John Maynard Keynes había descubierto la máquina del movimiento continuo, el modo de salir de toda crisis endeudándose hasta las cejas. ¿Y a largo plazo? “A largo plazo estamos todos muertos”, respondía el británico, entre irónico y despectivo.
Y tenía razón en lo que respecta a él mismo, pero el largo plazo ha llegado y a muchos nos pilla vivos. Han acabado los días de vino y rosas, estamos en plena resaca y el camarero nos trae una cuenta interminable que ya no podemos seguir endosando a las generaciones futuras.   ... ...
Cartas a mi tío de América. Intereconomía.