Como somos una asociación liberal, aunque pobres, nos alegramos del bien de los ricos, que algo caerá.

Ahora ya sólo falta que la rebaja fiscal hecha sigilosamente por Zapatero a los banqueros, y silenciada, no sabemos por qué, por todo su amaplio entorno mediático, se extienda al resto de la población.

Nosotros, siempre por la rebaja de impuestos. Ese es el camino, sr. presidente.

Así tendremos el honor de cargar nostros solos, sin la ayuda de los banqueros, con "El disparatado gasto público, la sobrecarga de asesores, de protocolo y representación incluidas pseudoembajadas, parque móvil y mobiliario"