... Tras las primeras vacilaciones, tras una prudente espera de hasta dónde podría llegar la debacle, los que tienen los poderes en todas las partes del globo se han conjurado para adoptar una receta común, universal, unificada y transnacional: socializar en las mayorías las pérdidas generadas por las aventuras de las minorías, redistribuir las depreciaciones al cuerpo de contribuyentes, ... En La Voz de Galicia.