Contenido

Libertad de idioma


... No sé qué me produjo más repugnancia, la impudicia del vasco-alemán dándonos lecciones de democracia lingüística o el papanatismo de los que le han pagado el viaje y la pensión completa –con nuestros impuestos, eso siempre- para traernos ese “ejemplo” en el que se miraban complacidos. Este sujeto dijo que estaba harto de oír ‘aquí’ el mismo debate que ‘allí’, pero yo creo que la razón de su irritación era que ‘aquí’ el debate es algo distinto: todavía las pistolas no le respaldan; todavía es posible la discrepancia. ...

... los gallegos no les gustamos a nuestros políticos.

O, al menos, no les gustamos como somos. Quieren cambiarnos, y para ello han elaborado un concienzudo Plan.

Sí: ya sé que en una democracia normal son los ciudadanos los que cambian a los políticos, pero a este respecto nosotros disfrutamos de una democracia invertida: son ellos los que nos quieren cambiar a nosotros, porque constituimos una anomalía, resultado de una Historia errónea que hay que corregir, o sea, normalizar. ... En Mesa por la Libertad Lingüística
 ... Los exterminadores del castrapo y otras plagas venidas de España ofrecen asesoría para transformarse en gallegos no contaminados. Un status que alcanzarán si modifican sus nombres y apellidos, como hicieron los conversos en siglos oscuros. Quien quite de la genealogía la mácula española podrá obtener el estatuto de limpieza de sangre y legarlo a sus descendientes. ...  En Libeertad Digital
... La importancia de la manifestación coruñesa se ha visto corroborada por un hecho diferencial: su escasa presencia en la prensa gallega. El principal periódico regional concedía unas pocas líneas bajo el titular: "Manifestación en defensa de la lengua castellana en María Pita". Usan la manipulación como arma y el silencio como escudo.  El artículo íntegro en Libertad Digital.
... Otrosí, digo: El concejal nacionalista, Sr. López Rico, asustado por la reacción ciudadana, ante los incalificables cartas de la Mesa a empresarios y comerciantes, ha censurado la audacia y falta de autoridad para hacerlo, señalando que "a los idiomas hay que seducirlos". Todo muy bucólico si se correspondiera con su actitud y los nacionalistas no utilizaran el vernáculo como forma de adoctrinamiento. El alcalde se puso rufo y desautorizó a doña Ermitas, concejal de normalización, a la que dejó a la luna de Valencia, como su apellido.  ...  "El atractivo de las lenguas locales es que los forasteros no las entienden". ...  En La Opinión

Subcategorías