Contenido

Memoria histórica

... hay muchos que, no habiéndolo sido antes, quieren ser antifranquistas treinta y dos años después de la muerte de Franco. No tiene riesgos y, aunque para ello haya que inventarse tanto un franquismo presente como una historia personal, se le ha encontrado una utilidad política palpable: no hay que debatir propuestas, basta con decir que la del adversario es franquista; no hay que basar los acuerdos en programas verosímiles y fundamentados, basta la coalición de los pretendidos antifranquistas; no hay que escuchar los argumentos del PP, basta con situarlo en el inmovilismo del régimen autoritario. ...

En el periódico La opinión de ayer aparece un artículo firmado por D. Carlos Etcheverría, presidente del Ateneo Republicano de Galicia -una de las diecisiete repúblicas del reino, como es sabido-
Su hilo argumental es que en julio de 1936 la derecha española se alzó contra la legalidad republicana, destruyéndola y sometiendo a España, tras una cruel guerra, a una ominosa dictadura durante cuarenta años, hasta que, transcurridos otros treinta desde la muerte del dictador, por fin, los perdedores, es decir, los buenos, el 14 de marzo de 2004, han podido recuperar el poder del que habían sido violenta e ilegítimamente despojados, cerrándose así el paréntesis de ilegitimidad abierto por la sublevación de 1936.

Esta tarde, a las cuatro y media se cumplirán setenta años justos del día en que la aviación alemana, con la ayuda de aviones italianos, comenzó un bombardeo sobre Guernica que duró más de tres horas, arrasó la ciudad y dejó tras de sí más de doscientos muertos. Era el 26 de abril de 1937, lunes y por tanto, día de mercado.

 

... como resultado de las elecciones de 1933, en la República, «la izquierda se burló sistemáticamente de la legalidad, reduciendo finalmente el orden legal al caos y preparando el escenario para una guerra civil». Efectivamente, desde aquella fecha, las dos mitades de la izquierda minaron la República con el objetivo de alcanzar una «conquista de poder», como ellos lo llamaban. La izquierda moderada buscaba subvertir el orden legal mediante la manipulación política, mientras que la izquierda revolucionaria atacaba al Estado con violencia e incendios.

Subcategorías