Contenido

Noticias

Cualquier noticia que consideres interesante
... que este ejercicio de la política esté guiado por valores como la racionalidad, la libertad o la solidaridad, ampliamente compartidos por la inmensa mayoría de los ciudadanos.
Si bien se mira, restablecer la realidad también es esto. O debería serlo. En este sentido, la presencia en la política española de un partido como Ciutadans —de un partido que luche, como reivindicaba aquel manifiesto, para que lo simbólico deje de desplazar a lo necesario— puede contribuir a este fin. Y puede servir, llegado el caso, para que cualquiera de los dos grandes partidos nacionales tenga con quien pactar una legislatura. O, lo que es lo mismo, para que el nacionalismo de turno deje de gobernar el destino de los españoles.       Aquí el enlace al artículo en el ABC

Las concentraciones de los peones negros se están convirtiendo en la plasmación de una conciencia cívica que se ha querido ocultar, borrar, difamar, ningunear. Todo a la vez. Saben los liquidadores de la nación y del Estado de Derecho que la conciencia cívica es el principal muro de contención de sus deseos liberticidas, y por eso perseguirán con particular saña cuantas iniciativas redunden en su cultivo y reforzamiento. Juan Carlos Girauta en Libertad Digital.

Palabras de presentación de la conferencia-homenaje a Manuel Jardón, pronunciada por Ernesto Ladrón de Guevara en el Auditorio de la Fundación Caixa Galicia el 07 de noviembre de 2006.

En el movimiento cívico hay matices y corrientes de opinión, pero, en general, somos todos partidarios de abandonar los usos lingüísticos de la población a la libertad individual, es decir: de desnacionalizar las lenguas, y devolvérselas a las gentes.

-ETA no dejó de intentar matar porque llegó Zapatero sino porque llegó Al Qaeda
-los más esperanzados con ('el proceso') no son precisamente los miembros de las organizaciones cívicas que más han luchado contra ETA, como el Foro de Ermua o Basta Ya,  ni la mayoría de las víctimas, ni siquiera los intelectuales que proceden del propio nacionalismo, como Joseba Arregi o Kepa Aulestia. Los que más proclaman ahora su esperanza son los que estos años se lamentaban sin mover un dedo, ..., los que miraban para otro lado ...,
l...con las debidas excepciones, a mayor compromiso y conocimiento de causa más escepticismo, mientras que los más pasotas e ignorantes están esperanzadísimos.

No se entiende bien qué pinta el PP en Valencia o en Andalucía promoviendo o aceptando los cambios estatutarios que suponen un desbordamiento del actual régimen autonómico o al menos el germen para ello. Evidentemente, teme quedarse fuera de un proceso inducido por políticos desleales o corruptos que buscan impunidad en el mangoneo presupuestario de sus ínsulas respectivas. Pero el problema no es ser menos malo que los otros.