Contenido

Tom Wolf

 

... De entre todas las manifestaciones de este "marxismo rococó", probablemente la que más me llama la atención es la "ideología de género".  Como derivación actualizada del feminismo radical, la "ideología de género" reproduce los mismos esquemas de la lucha de clases del marxismo, pero trasladados a las relaciones entre los hombres y las mujeres. Así, el matrimonio, la familia o la propia maternidad son, para esta ideología, fuentes de injusticia para la mujer. Y, no se lo pierdan, esto pasa por ser una disciplina académica respetable. En fin, a la vista de lo que sigue, de momento quizás sólo eso. ...

Puede que el marxismo haya muerto, y que los proletarios sean ya un caso perdido (están de  vacaciones en el Caribe). Pese a ello, la izquierda irredenta, la que ha visto caer el Muro desde sus reclinatorios de la CCCP*, ha encontrado nuevosproletarios a los que apoyar ideológicamente, y, de
paso, disimular su derrota: son las mujeres, las "personas de color", las etnias blancas marginales,
los homosexuales, las lesbianas, los transexuales, los seres polimórficamente perversos, los pornógrafos a secas, las prostitutas (trabajadoras del sexo), o los árboles de maderas nobles, ya puestos. Todos pueden ser usados para expresar indignación ante los poderes fácticos, ante el capitalismo. Tom Wolfe llamó a este marxismo tras la caída del Muro el "marxismo rococó".
Sea.

De entre todas las manifestaciones de este "marxismo rococó", probablemente la que más me llama la atención es la "ideología de género".  Como derivación actualizada del feminismo radical, la "ideología de género" reproduce los mismos esquemas de la lucha de clases del marxismo, pero trasladados a las relaciones entre los hombres y las mujeres. Así, el matrimonio, la familia o la propia maternidad son, para esta ideología, fuentes de injusticia para la mujer. Y, no se lo pierdan, esto pasa por ser una disciplina académica respetable. En fin, a la vista de lo que sigue, de momento quizás sólo eso.

No creo que haya sido muy comentado el hecho de que en las últimas elecciones suecas se presentaba un partido político de "ideología de género", Iniciativa Feminista. Este partido está liderado por Gudrun
Schyman, ex-líder del Partido Comunista Sueco (¿ven la derivación marxista?). Su objetivo era lograr el 4% de los votos necesarios para conseguir representación en el Parlamento Sueco. Afortunadamente para los suecos, que en el mismo trance lograron librarse del gobierno socialdemócrata, la señora Schyman y sus amigas tuvieron que conformarse con el 0.68% de los votos.
Pese a lo exiguo del porcentaje, uno se pregunta cómo a esta señora, que ha defendido públicamente el establecimiento de un impuesto específico sobre los hombres por el hecho de serlo, o que ha comparado a los hombres suecos con los talibanes de Afganistán, la puede votar alguien aparte de sus familiares directos de igual sexo y misma patología.

Sea como fuere, el batacazo de esta "Iniciativa Feminista" no debería tranquilizarnos. Conviene
recordar que a todo fundamentalismo, y la "ideología de género" lo es, le anima un afán liberticida de
subversión revolucionaria, un utopismo muy peligroso que financian alegremente (quizás inconscientemente) todo tipo de instituciones públicas y privadas, aquí yahora.

 *Nota del editor: acrónimo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de acuerdo a su nombre en ruso, Союз Советских Социалистических Республик