Contenido
Galilza 1

 Todos los españoles estamos sometidos a los designios de RodrígueZ Zapatero, autotitulado Zp. Pero los gallegos tenemos más Z que nadie. Véase si no el stand que el gobierno gallego ha instalado en LIBER, la feria profesional del libro que se celebra de 27 al 29 de septiembre en el recinto ferial de IFEMA en Madrid. En él se agrupan algunas de las editoriales con sede en Galicia.

Cuando lo visité quedé sorprendidísimo al ver el nombre de mi tierra en portugués.

 Solicité hablar con la representante de la Xunta, que resultó ser una señora que estaba sentada hablando con un señor. LeGaliza2 expresé mi extrañeza al ver escrito en portugués el nombre de Galicia, pero el que contestó fue el señor. Dijo que era un nombre con tradición histórica, avalada por las nuevas normas ortográficas del idioma gallego y que se podía usar sin problemas. Le respondí que no había ninguna norma legal que avalara tal nombre como oficial en Galicia y lo que podría ser lógico en un stand situado en Lisboa no lo era en Madrid. Insistió en su argumento.

Emprendí otro camino que era el de comprobar, como él confirmó, que la consejera del ramo era del bloque, y que por ello usaba GaliZa como otros compañeros de partido en sus declaraciones y escritos oficiales. Mientras tanto, la otra mitad del gobierno gallego, la socialista, empleaba Galicia. Asintió en el argumento. Intervino entonces la señora que me dijo que el mismo stand, con la Z, iría a otras ferias del libro internacionales, como la de Francfurt. 

Sintiendo vergüenza por la desvergüenza de los gobernantes naZionalistas gallegos salí de allí y me dediqué a ver otros rincones de la feria más interesantes, huyendo del maleficio de la Z. Desgraciadamente el futuro que nos espera está más lleno de Z que el presente y ya hay bastante, después que la Real Academia Gallega aceptase las propuestas nacionalistas para llenar de Z todas las palabras gallegas al sustituir las terminaciones en cion por Zon o las cias por Zas. Normas que no han sido ratificadas oficialmente por el gobierno gallego pero que, sin embargo, exige su cumplimiento.

En fin, el signo de la Z ¿del Zorro? preside vergonzosamente todo nuestro panorama político.