Contenido
Palacio de María Pita Asistí está mañana en el palacio municipal de María Pita a la constitución del nuevo consistorio coruñés. Mucha asistencia y algún cambio respecto a la temporada anterior en que mandaba Francisco Vázquez. Así, la primera parte de la protocolaria intervención del secretario corporativo en que detalló los trámites a seguir en la sesión fue integramente en gallego.
La mesa de edad fue presidida por Carmen Marón. Ante ella los concejales electos, por orden alfabético, tomaron posesión de sus cargos tras la promesa o juramento de lealtad al Rey y de cumplimiento y de hacer cumplir la Constitución. En este momento se dieron todas las variedades posibles tanto en cuanto a la elección del término, promesa o juramento, como en cuanto a la elección de idioma, gallego o español. Un concejal del PP juró y prometió a la vez y todos los del Bloque antepusieron a la fórmula ritual "Por Galiza e A Coruña..." Es destacable que los cabezas de lista del PSOE y del PP coincidieron en elegir la fórmula de la promesa en español. Tras este acto cada concejal recibió la medalla acreditativa de su pertenencia a la corporación.
 
El secretario, ya en español, describió la forma en que se realizaría la elección del alcalde. Tras preguntar a los tres posibles candidatos, como cabezas de listas que tenían representación en el municipio, anunció que sólo se presentaban Javier Losada y Carlos Negreira. Fueron acercándose los concejales a votar a la urna situada en la mesa presidencial y el resultado fue de 17 votos para Javier Losada y 10 para Carlos Negreira, por lo que fue proclamado alcalde quien lo venía siendo desde el último año Javier Losada de Aspiazu.
 
El acalde electo pronunció un discurso plano, largo, repetitivo y repartido a mitades entre el español y el gallego. Siempre denominó a la ciudad como A Coruña. Pero lo más destacable fue que no hizo alusión alguna a que había conseguido el cargo gracias a los votos de su partido y los del Bloque. Supongo que al acabar la sesión Enrique Tello le habrá llamado la atención por su "olvido" en lo que supongo será la primera disfunción en la larga cantidad de ellas que habrá en el gobierno de coalición o cohabitación municipal en los próximos cuatro años.
 
Al acabar el acto oficial se saludaron muy cordialmente los dos candiatos a la alcaldía y el nuevo "vicealcalde". Se hicieron muchas fotos de los nuevos ediles en las que también participaron algunos candidatos socialistas que no salieron elegidos. La más llamativa fue la que se hizo el alcalde con su numerosísima familia. Y la más solicitada para las fotos fue Mar Barcón, que lucía un espectacular maquillado y peinado al estilo de los locos años 30.
 
No soy muy optimista en cuanto al futuro de los coruñeses durante el mandato de la actual corporación. Se anuncia un aumento de gasto, la intensificación de la "normalización linguística" y la revitalización de la "memoria histórica". Supongo que en Roma habrán empezado las rogativas por el bien de la ciudad de La Coruña ante el monumento a la Inmaculada Concepción en la plaza de España.