Contenido

 De la selección de Luis Balcarce, en poder limitado extraemos este sugerente artículo aparecido en La opinión, en el que Celso Ferreiro desmonta la estrategia electoralista del alcalde socialista coruñés para apoltronarse a su cargo unos años más con el inestimable apoyo del BNG:

 

Nuestro Alcalde, terminada la calcinada etapa estival, prepara el equipaje de su candidatura para las próximas elecciones municipales. Necesita, antes, despojarse del burócrata, al que lo redujo su antecesor, para evitar que el mundo de su entorno suceda otra vez. Quiere seguir siendo Alcalde, y trata de hacer viable su legítima ambición, moviéndose entre el cielo y la tierra, lleno de dudas casi nunca resultas. Es un prodigio de optimismo de solapa.

Don Javier Losada, ha de menester ver más mundo. Es evidente, pero no ingenua, su aspiración da sujetarse a la poltrona y para ello ha de atar cabos, sí la mayoría absoluta no le es propicia. Parece, sin embargo, haberle caído encima el asteroide de la provisionalidad y no acierta da descubrir la metamorfosis que da acceso al liderazgo. Sabe que, eventualmente, habrá de contar con el BNG y debe ir en sus alas, sin considerar que, hasta ahora, ha volado como un áptera. Por eso, sus silencios, ausencias u omisiones, no son inocente. Reeditar el bipartito en María Pita puede ser su única posibilidad, con toda la carga que ello conlleva. El nacionalismo radical suele convertir a sus socios en apéndices y a los políticos que sustenta en guiñoles.

El Sr. Losada ya ha lanzado señales, poco dudosas, de su proyecto. Recientemente, en la apertura de dos calles a sendas víctimas del franquismo, estuvo ausente y fue suprimido el himno nacional, como gusta a sus eventuales asociados. Es una evidencia, que revela la particular noción polisémica y "modernizadora" del ceremonial establecido, entre monaguesco y caribeño. El protocolo está relacionado directamente con la representación de la autoridad y sus normas suelen estar acompañadas por la experiencia. La forma es la que descubre el contenido.

Pemán decía que "los himnos no se componen y tienen que llevar sobre sí una carga de inconsciencia", como la oda de Víctor Manuel a Franco. Ahora, declararse amigo de la tradición parece que es un signo de exclusión de la senda del progreso. Rancio ha quedado para tanto el "¡viva España!" de Manolo Escobar, porque sabido es que el nombre de España queda para la selección Nacional al golpe del bombo de Manolo.

El Sr. Losada, ausente, sin aviso, en un acto de tanta importancia en la vida municipal, como titular dos calles de la ciudad, es un dato no quería, seguramente, echarse encima a los demagogos y perturbadores. Esconderse, para un Alcalde, es el mayor sarcasmo. Tanto, como en el ejercicio de su cargo, no dar publicidad a un acto privado.

Otrosidigo

Que en el siglo XXI un tren invierta más de 16 horas en salvar por ferrocarril la distancia desde La Coruña a Barcelona, es para sonrojar a nuestros dirigentes. No nos detenemos a considerar la calidad del servicio y como observamos su seguridad. Estas desigualdades, en relación con otras comunidades, debiera analizar la vicepresidencia de igualdad, tan entretenida en logomaquias.